La paloma ‘ala blanca’

Paloma ‘ala blanca’

En una época no muy lejana, para estas fechas Reynosa se llenaba de “palomeros” turistas cinegéticos que visitaban la ciudad con la intención de ir a tirarles a las palomas “ala blanca”.

Ayer por la noche visitando al “Tío Nene” Ángel González de los Santos Coy, me preguntaba: 

  • Sobrino, ¿ya empezó la temporada de paloma?
  • Si tío, ya empezó, pero no se nota.

Antes era una derrama económica muy importante. Los restaurantes y bares de la ciudad lucían llenos.

¿Quién no recuerda esos ayeres?

Indiscutiblemente que es la inseguridad que impera en el Estado lo que más ha influido en este deterioro turístico. A una década, más o menos, que inicio la inseguridad no vemos acciones claras de cómo planean recuperar ese turismo.

Ya ni los Tamaulipecos salen a la tirada.

Es muy difícil solo señalar y criticar. Mi idea es contribuir a encontrar un sistema que ayude a restablecer la confianza de los cazadores que regresen a Tamaulipas a la cacería de paloma y de otras especies.

  • Lo primero que se me ocurre recomendar es que se blinden las carreteras con seguridad como en las épocas de vacaciones.
  • Que se realice una verdadera campaña de promoción con los pilares de esta industria cinegética (con los organizadores cinegéticos) ya que son ellos los que siguen en contacto con muchos aficionados y conocen las necesidades y preocupaciones de sus clientes.

Somos muy afortunados los Tamaulipecos de contar con fauna con demanda internacional, no solo por sus números sino también por su genética; Tamaulipas fue por mucho tiempo el Estado más visitado a nivel nacional.

Por último, el turismo cinegético, no gracias a la promoción de los gobiernos anteriores, sino al esfuerzo particular de organizadores cinegéticos y de algunos ganaderos.

Tamaulipas ocupa el segundo lugar en producción de trofeos de venado Cola Blanca; es el Estado de mayor importancia en cuanto a aves migratorias se refiere (patos, gansos, grullas) además contamos con abundantes codornices, guajolotes silvestres, entre otras especies, con un clima envidiable para practicar el deporte de la cacería.

No seríamos el primer Estado en hacer un esfuerzo de promoción. Sonora encabeza la lista, seguido por Sinaloa y muy por abajo Tamaulipas y ellos sólo cuentan con 120 días hábiles de cacería en especies de alta demanda.

Tamaulipas cuenta con 260 días hábiles de cacería de alta demanda, lo que por lógica debería invertir el doble que los otros Estados que tienen menos días de cacería de alta demanda.

Tamaulipas debe ponerse como meta el poner ante los ojos del mundo su fauna silvestre, debe esforzarse para que todo cazador encuentre en el Estado su próximo destino.

Regresar Siguiente