El oso y el jaguar

Oso negro

Todas las especies son importantes, sin embargo, entre las más prominentes con nuestro pasado y cultura son el oso negro “Ursus americanus” y el jaguar “Panthera onca” ya que son el omnívoro y el carnívoro más grande de Tamaulipas y de México y “fueron considerados como iconos de poder y fuerza” por nuestros ancestros.

La evolución del hombre y su extensión en el campo fueron orillando cada vez a áreas más remotas y gracias a su adaptación y protección ha sido considerable su reproducción, al grado que es importante en este momento el conocer su presencia en las diferentes áreas del Estado, para implementar un sistema de protección y manejo de estas especies.

Debería ser uno de los retos más importantes en este momento para el Estado de Tamaulipas en lo que a fauna silvestre se refiere.

Años atrás publiqué en un periódico local la necesidad de conocer a ciencia cierta la realidad del oso negro y del jaguar, de un censo y estudio que deje saber cuántos hay, donde están, que pasillos de reproducción se han roto, cuáles son sus necesidades territoriales, sus hábitos alimenticios para proteger si es necesario su cadena alimenticia, de qué tamaño es el daño al patrimonio de los ganaderos y campesinos, que ya no saben si tienen la dicha o desgracia de ser sus anfitriones de tan hermosos animales.

Muchas preguntas sin respuestas, y si no contamos con la realidad de estas especies es imposible diseña una estrategia exitosa.

Debemos estas conscientes de la mala influencia que hemos sido, que hemos cazado osos y jaguares con y sinrazón, que hemos destruido parte de su hábitat.

Jaguar «Phantera Onca»

Es importante y necesario demostrar nuestra capacidad de resolución.

Está demostrado que para que una especie se cuide con celo, ésta debe representar un beneficio económico para los ganaderos y campesinos.

Si se puede llegar a esos niveles, la muestra está que en muchos países se cazan osos, leopardos, leones, por nombrar algunas especies, pero para llegar a eso en Tamaulipas debemos empezar por conocer cuántos tenemos y donde están, entre otras respuestas.

El conocer su existencia solo enriquece la nuestra y un censo-estudio-investigación es la base de partida para diseñar una estrategia que contribuya en el beneficio de estas especies y encontrar el camino, por largo que sea, en el cual podamos convivir con el oso y el jaguar en Tamaulipas.

Regresar Siguiente